Tras los reclamos de Cristina Kirchner, el ministro mantuvo encuentros con entidades empresarias; no dio detalles de cambios, pero dijo que habrá “readecuaciones” en base a las necesidades de insumos y de energía en el invierno.

El elogio sorprendió, porque Cristina Kirchner no realiza generalmente esas ofrendas en público. El destinatario y flamante ministro Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, no perdió el tiempo y se apuró a devolver señales. En el acto de la CTA, la vicepresidenta pidió que Techint financie el gasoducto Néstor Kirchner. Casi automáticamente, en las últimas horas, el ex motonauta hizo ese pedido en la empresa pese a que el financiamiento es nacional, según el pliego firmado días atrás.

“Hay festival de importaciones hace tiempo y creo que el Gobierno debe pensar cómo articular más adecuadamente: Banco Central, Ministerio de la Producción, AFIP y Aduana”, dijo Cristina Kirchner y apuntó a las empresas.

A pesar de que en el equipo que mantiene Desarrollo Productivo creen que hay más de precio que cantidades en los números de la vice y a que las importaciones en relación al PBI –dicen- están a niveles de 2014-2015, Scioli anunció horas después de las palabras de Cristina un raid de encuentros con entidades empresarias, entre ellas la Confederación General Económica Argentina (Cgera), la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Confederación General Económica Argentina (CAME).

Cerca de Scioli dijeron a LA NACION que habló con los empresarios, siempre en términos muy generales, de la administración del comercio. “Hubo un respaldo total [en la UIA]”, agregaron y celebraron que el Banco Central (BCRA) pudo comprar hoy US$10 millones. Daniel Funes de Rioja, titular de la UIA, dijo que Scioli dio a entender que puede haber “un cambio de mecánica” en la administración de comercio exterior vinculado a bienes finales, pero que garantizó que las divisas para la producción estarán disponibles.

Los voceros del ministro buscaron aclarar que las importaciones se van a ir “readecuando” en base a las necesidades de insumos y de la matriz energética. “Vienen dos meses claves; de más necesidad de energía”, contaron.

“Coincidimos en la importancia de que el país priorice los insumos para la producción a la hora de importar, por lo que no comparten la judicialización del comercio exterior. También estuvimos de acuerdo con lo dañinas que son las importaciones especulativas que aprovechan el doble tipo de cambio para acumular stock”, dijo Scioli en el comunicado oficial.

En la UIA, que el mediodía había recibido al gobernador de Chaco, Jorge Capitanich (hombre cercano a la vicepresidenta), pidieron previsibilidad en el acceso a los dólares para insumos, repuestos y maquinarias. Indicaron que, en cantidades, las importaciones crecieron a tono con el rebote de la economía en 2021, pero lo que las hicieron despegar en millones de dólares fueron las subas de precios, principalmente de la energía. La UIA reclamó además seguir con la creación de una mesa energética que pueda monitorear posibles cortes y una solución para el faltante de gasoil en el NOA.

El ministro viene prometiendo públicamente lo mismo desde que asumió: previsibilidad, dólares para la producción y divisas para la energía. Sin embargo, en las empresas vuelan las versiones, por ahora no confirmadas en el Gobierno o en el BCRA. “Vamos a tener muchas llamadas de Scioli, y probablemente más restricciones al mercado de cambio y las compras con tarjetas en el exterior”, dijeron en una multinacional, que obviamente se maneja en off the record.

En otra compañía con altos volúmenes de importaciones de bienes finales informaron a sus socios que todo el comercio exterior pasaría a ser licencia no automática. Sería la vuelta de la las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), que nacieron con Guillermo Moreno y que se masificaron en tiempos de Axel Kicillof en el Ministerio de Economía. Se trata de un sistema que terminó con un fallo en contra en la Organización Mundial de Comercio (OMC) y que dejó cientos de miles de permisos “pisados” a la gestión entrante de Mauricio Macri.

Cerca de Miguel Pesce y de Martín Guzmán niegan un supercepo, pero recomiendan mirar a Desarrollo Productivo y a la Aduana, las áreas renovadas recientemente.

Viejos conocidos

La primera visita del día de Scioli fue al presidente del BICE, José Ignacio de Mendiguren. “El Vasco” suele sacarse chispas con Techint en la UIA y es un referente de Sergio Massa (que se quedó con la gestión de la Aduana y mira como un rival político a Scioli camino a 2023). Hablaron de las líneas que ofrece el banco para financiar la matriz productiva-exportadora.

Hablaron de las líneas que ofrece el banco para financiar la matriz productiva-exportadora. Como nota de color rememoraron la devaluación de 2002, que tuvo a De Mendiguren como ministro de Producción y a Scioli como secretario de Turismo en el mismo gabinete. Entonces el segundo se beneficiaba de las medidas que golpeaban al primero. Hoy es Scioli el encargado de administrar la escasez.

“No puede ser que se financie la compra de perfumes, whisky y cigarrillos en el freeshop de Ezeiza a dólar oficial. Hay escasez de dólares y estos se van a priorizar”, recalcó una de las fuentes que estuvo en esa primera parada con Scioli.

La Cgera de Marcelo Fernández le presentó una propuesta para la “administración de importaciones” a través de una declaración jurada cada 30 días que deberán llenar las pymes que necesiten importar un insumo o materias primas que no se produzcan en el país destinadas a la fabricación del producto final y que no superen el 25 % de la facturación mensual. Scioli se llevó la carpeta.

El presidente de CAME, Alfredo González, le dijo a LA NACION que Scioli se comprometió a un “trabajo muy minucioso” para que no falten insumos, ya que actualmente hay empresas en esa entidad reclamando por las actuales trabas.

Fuente: La Nacion

Link: https://www.lanacion.com.ar/economia/festival-de-importaciones-scioli-admitio-cambios-ante-empresarios-pero-garantizo-dolares-para-nid21062022/